Ud está aquí:
  1. Inicio
  2. Blog
  3. Empresas y mecenazgo (3): el mecenazgo empresarial tras la COVID-19

Empresas y mecenazgo (3): el mecenazgo empresarial tras la COVID-19

16/06/2020

Si en las dos primeras entradas de esta serie sobre empresas y mecenazgo analizamos el papel de las empresas como mecenas en general y el de las empresas mecenas en la cultura, todo ello basado en dos estudios de 2015, en la presente entrada veremos qué se conoce ya sobre el papel de las empresas como mecenas tras la crisis causada por la COVID-19.

El sector empresarial de nuestro país es uno de los grandes afectados en la crisis económica desatada por la pandemia. Solo en sus dos primeros meses cerraron en nuestro territorio más de 133.000 empresas. Y es que cuando pensemos en empresas, no hemos de caer en el error de pensar solamente en las grandes compañías del IBEX-35, sino en pequeños comercios y negocios de proximidad, industria de tamaño mediano o pequeño, empresas de servicios, restaurantes, alojamientos, etc. Y las propias empresas culturales, que están sufriendo esta crisis especialmente por las características del sector.

Recientemente, Deloitte ha publicado una serie de Barómetros de Empresa especial COVID-19. El tercero de ellos, basado en trabajo de campo realizado durante el pasado mes de mayo y respuestas de 161 empresas, contiene un apartado dedicado a la contribución social de las empresas, a las perspectivas de sus acciones de mecenazgo y los sectores a los que se dedicarán tras la pandemia. Podéis encontrar este apartado a partir de la página 19. No incluiremos las gráficas ni todos los datos que aparecen en el informe, os recomendamos su revisión. Podéis descargar el pdf haciendo click en la imagen que aparece a continuación.

La primera pregunta que recoge el informe sobre este tema y que nos interesa es cuál es la previsión de inversión en RSC, acción social y mecenazgo de las empresas tras el impacto que ha supuesto la pandemia. El 65% de las empresas responden que se mantendrá como la tenían proyectada antes, el 28% la incrementarán y el 7% la disminuirán.

En cuanto a si se producirán cambios en el enfoque en esa política de acción social, mecenazgo y RSC, el 45% mantendrán las áreas de colaboración previstas, el 26% pondrán el foco en las nuevas necesidades surgidas tras la pandemia, un 12% pondrán el foco en zonas donde ya están presentes, un 9% mantendrán el ámbito geográfico de sus programas actuales y un 8% se centrarán más en proyectos en España.

¿Cuáles serán los colectivos prioritarios de esta acción social, RSC y mecenazgo tras la COVID? Los enfermos serán de alta prioridad para el 61% de las empresas, los desempleados para el 50%, personas en riesgo de exclusión lo serán para el 41% y, con el mismo porcentaje, la sociedad en general. Siguen en la lista jóvenes e infancia (38%), migrantes/refugiados (36%), mujeres (30%), investigadores (29%), tercera edad (29%), entidades sociales (26%) y personas con discapacidad (26%).

En cuanto al apoyo a sectores concretos en relación con los ODS tras la COVID-19 (recordemos que no existe un ODS dedicado en exclusiva a cultura), los cinco ODS con más apoyo serán salud y bienestar (un 72% de los participantes), trabajo decente y crecimiento económico (48%), acción por el clima (45%), igualdad de género (44%) y producción y consumo responsables (42%). El orden de la importancia y el apoyo a estos objetivos ha variado desde el barómetro anterior a la pandemia al actual.

Además de este informe centrado en empresas españolas, resulta igualmente útil para comprender el escenario de la filantropía tras la COVID-19 el informe presentado por McKinsey & Company este 12 de junio, “Reimagining European Philanthropy”. Se centra en el papel de las fundaciones filantrópicas (muchas de ellas ligadas a empresas). Es interesante ver los sectores que destaca como claves para el futuro más próximo, coincidentes con los que señala el barómetro español, y cómo se invita a las fundaciones a reevaluar sus ámbitos de actuación dadas las consecuencias de la pandemia.

En vista de las tres entradas que llevamos hasta ahora sobre empresas y mecenazgo, ¿qué conclusiones podemos extraer sobre el mecenazgo empresarial a la cultura? ¿cuáles son las perspectivas para el futuro más próximo? En la última entrada, que cerrará esta serie, plantearemos un conjunto de ideas para la reflexión según la información que hemos ido viendo.

Subir